OTRO SAO PAULO


Si a uno le plantean Brasil como destino turístico es innegable que piense inmediatamente en sus playas de aguas cristalinas y templadas como factor sobresaliente, o tal vez en la selva amazónica para los mas aventureros. Pero pocos saben que el gigante sudamericano tiene mucho más para ofrecer. Sierras, bosques tropicales y parques temáticos forman parte de una cantidad amplísima de atracciones. Y mucho de esto se halla en ciudades sobre las cuales tal vez uno jamás haya oído hablar.

Hoy nos centraremos en Sao Bernardo do Campo y Santo André, dos municipios vecinos del inmenso estado de Sao Paulo, ubicado en la región sudeste del país. Ambos forman parte de ese cordón que rodea la capital, algo así como aquí sería el Gran Buenos Aires. Si uno busca información sobre Brasil, seguramente por lo dicho al principio pasarán desapercibidas, pero lo cierto es que los lugareños tienen todos los días la posibilidad de disfrutar de grandes shoppings (que normalmente suelen montar en sus espacios comunes muy bonitas exposiciones), parques y museos. También viajaremos un poco más lejos para llegar Mongaguá y a Vinhedo, otras localidades con propuestas sobresalientes que son un poco más conocidas (al menos por esos lares).


La Cidade das Crianças por ejemplo, es un predio precioso que funciona desde 2010 y pone a disposición de los chicos un gran número de atracciones mecánicas. Desde las más típicas como un carrusel, tazas giratorias o un teleférico hasta aventuras "bajo el océano" en un submarino o atravesando una selva en canoa por el cauce de un serpenteante río. Todo a la mano abonando un pasaporte único que resulta siempre más económico para el adulto acompañante, considerando justamente que no será este quien más uso hará de las instalaciones.


El Parque Estoril, por su parte, es como su sitio web describe un entorno natural convertido en 2013 en una unidad de conservación para garantizar la preservación del entorno vegetal autóctono que allí se denomina "mata atlántica" y de la fauna característica de la zona. Se localiza en la región de Riacho Grande, que posee también a corta distancia una coqueta playa que suelen disfrutar en épocas de calor los vecinos de la zona.

El Estoril abre de jueves a domingos y por una entrada muy accesible (es municipal) el visitante puede pasar todo un día en contacto con la naturaleza, recorriendo senderos o simplemente descansando a la vera del inmenso espejo de agua que se forma gracias al embalse de Billings. También se puede visitar un museo de arte al aire libre o su pequeño zoológico. Y abonando el adicional correspondiente, aprovechar el agua para realizar paseos en kayak, StandUp o mediante botes a pedal. Incluso hay una aerosilla individual para quien desee obtener desde las alturas una panorámica de la zona.


Ya en Santo André, un moderno museo de ciencias espera a los curiosos para invitarlos a entrar en contacto a través de la observación y de la experimentación con la física, la astronomía, la arqueología y otras ramas del saber: el parque do conhecimento Sabina, abierto para visitas escolares y al público en general. Entre sus propuestas más relevantes cuenta con un acuario, un serpentario y hasta su propio planetario.

Poço Das Antas 

Mongaguá es un municipio perteneciente a la franja costera del Litoral Sur del estado de San Pablo.

No posee grandes atractivos turísticos y sus playas distan de ser las más vistosas de Brasil, pero sin lugar a dudas la excepción es este pequeño oasis natural, ubicado dentro del Parque Turístico Umberto Salomone, a pocos kilómetros del centro de la ciudad. Su nombre en castellano significa "pozo de tapires"; fue bautizado de esta forma debido al usual avistaje de este peculiar mamífero en la zona. Su atractivo principal es una magnífica caída de agua cristalina, la cual desemboca en una piscina natural que los lugareños disfrutan en épocas de alta (y no tan alta) temperatura.

El acceso al parque es muy económico, y éste posee con la infraestructura necesaria como para ofrecer al visitante una excelente alternativa para pasar el día: baños, kioscos donde es posible adquirir comida y bebidas. Además cuenta con un amplio estacionamiento, debido a que la forma más usual y práctica de llegar hasta allá es con auto. El único consejo: no olvidar el repelente.

Quien tenga la suerte de pasar un rato en este precioso lugar no sólo contará con la posibilidad de refrescarse; también hay espacios aptos para picnics y muchos senderos para que los amantes del treking puedan llegar hasta la cima de la montaña que da origen a la cascada, atravesando la espesura del bosque que la rodea.

Más información en la página web de Prefectura de Mongaguá: https://mongagua.sp.gov.br/1519/pontos-turisticos/poco-das-antas-2/


Nuestra última parada es Vinhedo, un municipio que, como decíamos, se encuentra más alejado del resto; casi en lo que puede denominarse el interior del estado de Sao Paul

Allí hay dos parques temáticos, a la altura de los mejores del mundo.

Por un lado Wet´n Wild, acuático, inaugurado en 1998, con capacidad para albergar hasta 12.000 visitantes diarios. A lo largo de un área de 160.000 metros cuadrados se extienden diversas piscinas y toboganes que zigzaguean a distintas alturas, lo que lo hace recomendable para cualquier tipo de público: grandes y chicos que busquen emociones extremas o simplemente relajarse un rato y escapar de las altas temperaturas que en época estival envuelven la región. Este parque es solo uno más de los que componen la cadena que se extiende por los Estados Unidos y México.

Y justo enfrente está Hopi Hari, con el cual conforma una alianza estratégica para ofrecer al turista un combo de atracciones completamente distinto a solo unos metros de distancia. Este parque es mucho más extenso que su vecino: cuenta con 760.000 metros cuadrados, lo que lo convierte en un de los más grandes de Latinoamérica. Se inauguró un año después por International Theme Park Services, Inc., una compañía que ya contaba con otros en su haber y que gracias a sus nexos trajo para estas tierras sureñas propuestas similares a las que uno puede hallar en lugares como Orlando, la capital mundial del entretenimiento. Así es entonces que uno podrá disfrutar diversos tipos de juegos y paseos, vinculados según la temática respectiva a cada una de las 5 tierras que componen el ficticio país (recomendamos leer su "historia", que se detalla en la página web para más información). Las propuestas infantiles, familiares y extremas son tan amplias que posiblemente no alcance un solo día para recorrerlo por completo.


Acá termina esta nota, pero cerramos listando otras dos propuestas interesantes ubicadas en los alrededores por si el lector se queda con ganas de más:

1) Parque da Mónica

Otro parque de atracciones dedicado a los chicos, cuyas atracciones temáticas giran en torno a los personajes de Turma da Mônica, una serie muy popular de comics de Brasil.

https://parquedamonica.com.br/  

2) Estadio Morumbi - Sao Paulo

Visita guiada al estadio de uno de los clubes de fútbol más emblemáticos del país. Durante el tour será posible conocer las instalaciones y la historia del São Paulo FC a través de la sala de Camino de los Ídolos, vestuarios y el infaltable acceso a tribunas, vestuarios e incluso a las inmediaciones del campo de juego. 

https://passaportefc.com/produtos/morumbi-tour/